Huerta Amiga: La huerta de Isabel

Isabel tiene 59 años, y desde hace aproximadamente uno lleva un huerto de alquiler que le abastece gran parte de su consumo familiar de hortalizas en una localidad malagueña. Ella es nuestra primera entrevistada del año para la sección “huerta amiga”. ¡Más graciosa!

Isabel en su huerta
Isabel en su huerta

¿Cómo empezaste con la huerta?

Mis comienzos con la huerta fueron un tanto rocambolescos, resulta que he heredado la huertina de mi hija, ella me propuso que yo trabajara su huerta mientras aprendía unos meses inglés en el extranjero, y como buena madre obedecí a mi hija, y lo que al principio para mi fue una obligación, pronto se convirtió en una tarea super agradable. Ahora no paso más de dos días sin comprobar cómo se encuentran mis planticas.

¿Cómo ha sido la evolución y que te generó más dudas?

Dudas muchas: cada cuánto tiempo se riega, qué tipo de estiércol usar, y qué hacer con tanto insecto y bichito, o con cuál no se debe acabar porque dicen que algunos son beneficiosos, ejemplo las hormigas, tengo una manía persecutoria con ellas, y por ahí he leído que sirven para mullir la tierra… qué cosas.

La huerta de Isabel

¿Cómo las resolvistes?

Mi ayuda ha sido internet y también un libro que me dejó mi hija  “ El huerto familiar ecológico”, es mi libro de cabecera. Lo reviso sobre todo para ver el tema de las asociaciones, asunto también que me da calentamiento de cabeza, las rotaciones también las tengo en cuenta, para esto anoto en una libreta lo que planto en un bancal para no repetir la plantación de la próxima temporada.

El tema del agua hace mucho la experiencia, también me ha ayudado un vecino de huerta que es Pepe. A las hormigas las he combatido con zumo de limón echado directamente en el hormiguero, y también escarbando y rompiéndole su “guarida”.

¿Con qué disfrutas más de tu huerta?

Recolectar los productos es una satisfacción, ahora tengo coles, mirándolas disfruto. Cuando ya están para coger las habas, los guisantes, etc.. ya significa que tu esfuerzo ha valido la pena, esto ocurre con otros trabajos claro, pero aquí parece que se disfruta más el día a día. Siembras semillas de rabanitos, lechugas, que es lo que tengo ahora, pues cuando veo que asoman los brotes me pongo más contenta que unas pascuas.

Sus guisantes
Sus guisantes

¿Nos das algún consejo para nuestr@s hortelan@s?

Mucha paciencia, mucha vigilancia para cuando una plantita enferma quitarla para que no contagie a las demás y constancia.

¡Muchas gracias hortelana!

Huerta amiga: El macetohuerto de Macarena

¡¡Buenas!! Esta semana tenemos a una invitada que nos cuenta su experiencia con los macetohuertos (!!). Ella vive en el centro de Málaga, la conocimos en el Curso de La Huerta Ecológica en Conviven. Comparte su huerto en el balcón con su pareja, y nos cuenta:

Macarena en la huerta de una amiga.
Macarena, en otra huerta.

¿Cómo os surgió poner una huerta en el balcón? ¿cómo ha sido la evolución y qué os generó más dudas?

La idea viene de tiempo atrás. Nuestros inicios con el macetohuerto fueron en Valencia donde disponíamos de una pequeña terraza y empezamos con plantas aromáticas tipo romero, perejil, albahaca… Una vez llegados a Málaga y pasar a vivir a un piso con una maravillosa terraza con orientación perfecta para las plantas decidimos abarcar más.

Se nos ocurrió que para aumentar la superficie de nuestro huerto podríamos realizar la plantación en una mesa de cultivo…Un día yendo a la playa dimos con el medio perfecto cuando encontramos un cajón enorme de una cómoda antigua! Así fue como la llevamos a casa y la acondicionamos para poder plantar en ella sin estropearla exteriormente.

Una vez que arreglamos el cajón poniendo unas maderas en las 4 paredes para poder aumentar el espesor de tierra a unos 30cm aproximadamente compramos tierra universal y compost. Nuestras primeras dudas surgieron en ese punto, qué proporciones había que usar y después qué hortalizas podíamos plantar en la época cercana al verano que estábamos.

El macetohuerto de verano
El macetohuerto de verano

Finalmente y tras consultar en Internet y en el propio vivero compramos lechugas, rúcula, fresas, pepino, tomates, pimientos y calabacín. No todo lo plantamos en el cajón-huerto, los tomates y algunos pimientos los pusimos en macetas independientes.

Durante los 3 meses siguientes todo fue creciendo de una forma increíble, lo abonábamos con humus líquido cada 15 días. A medida que veíamos que adquiría un buen tamaño lo recogíamos y lo comíamos. La verdad que da mucha satisfacción tanto verlo crecer como comértelo sabiendo que lo plantaste desde bien pequeño.

¿Qué es lo que más te gusta de tu macetohuerto en estos momentos?

En definitiva eso es con lo que más disfruto, verlo crecer, pensar qué puede pasar cuando deja de hacerlo y comprobar si tiene algún bicho o falta de nutrientes por el color de las hojas. De ahí que el proyecto CreaHuertas pueda ser muy interesante para asesorar y ayudar a todas aquellas personas que quieren llevar a cabo huertas de la dimensión que sea.

Aromáticas del macetohuerto
Aromáticas del macetohuerto

Cuando pasó el angustioso agosto y hasta que no empezó a llegar el frescor tan sólo aguantaban las fresas y la albahaca. Así que cuando llegó octubre compramos otras hortalizas de estas fechas como habas y cebollas, y volvimos a plantar lechugas, rábanos y rúcula. Me encantaría lanzarme con otras más curiosas como las calabazas o coliflores pero creo que se me queda demasiado pequeño mi actual macetohuerto.

Quién sabe, quizá en breve encuentre otro medio de seguir aumentando la cosecha, tengo terraza y ganas para muchas cosas más! Recomiendo este hobby como una pequeña aproximación a la huerta aunque sea de manera urbana, es muy enriquecedora y sabrosa.

¡¡Muchas gracias Macarena!!

Huerta amiga: La huerta de Aurora

¡¡Buenas!!

Aquí empezamos nuestra sección de huertas amigas (!!) la cual nos hace mucha ilusión. ¿De qué va a tratar? Pues sobre las personas que queráis contarnos sobre vuestra experiencia en vuestras huertas. Aurora es la encargada de lujo de empezar esta serie, le hemos hecho algunas preguntas y ella nos resume su historia. Nos escribe desde Murcia, tierra de huertas desde tiempos romanos, árabes y que aún se caracteriza por ello. Ella nos escribe a partir de aquí:

huerta ecológica murciana
¡Aurora en su huerta!

La zona en la que nos situamos en el valle por el que corre el río Segura, en cuanto sales un poco fuera de la ciudad te encuentras con huertos de naranjos, limoneros y, aunque que cada vez menos, también de hortalizas. En este estimulante contexto tenemos la huerta un grupo de amigxs.

¿Desde cuando tenéis la huerta? ¿Qué os animó a crearla?

La comenzamos este año por el mes de abril, con el huerto de verano. Yo había estado en una cooperativa agroecológica en Granada y tenía muchas ganas de tener una huerta más pequeña, con la que ir viviendo de cerca todos los procesos, aunque viviendo en la ciudad es difícil. Algunxs de mis amigxs habían tenido también otras experiencias en huertas colectivas. Este mes de marzo después de un tiempo fuera, me vine a vivir a Murcia a una casa de huerta con un bancal y lo vimos claro, era el momento de hacer nuestra propia huerta.

¿Como está la huerta en esta época del año?

En estos momentos está llegando el frío y se ha terminado el huerto de verano. Las berenjenas, pimentos, tomates y calabazas que era lo último que quedaba se han congelado hace poco, lo único que continúa brillando en el huerto de verano son las caléndulas que están preciosas, con un color naranja que ilumina el huerto y el perejil que plantamos alrededor. Hace ya un mes y medio que plantamos el huerto de invierno, junto al de verano que ahora pensamos dejar reposando con abono verde. Tenemos lechugas, escarolas, coliflor, col, lombarda, acelgas, espinacas, remolachas, habas, guisantes, zanahoria, borraja, puerro, cebollas y lentejas ¡menudas sopas nos vamos a hacer este invierno! Para el postre fresas y una planta de estevia.

La huerta de invierno de Aurora
La bonita huerta de invierno de Aurora

¿Qúe es lo que más te gusta de cultivar?

Lo que más me gusta es salir a la huerta para recolectar al atardecer, que se pone la huerta con unos colores espectaculares. También ir viendo como crecen las plantas día a día es algo que no deja de sorprenderme y de maravillarme.

¿Alguna dificultad que os hayáis encontrado? ¿cómo la resolvistéis?

Algunas de las dificultades que hemos tenido son con el tema del agua, regamos a manta por acequia y no tenemos seguridad de cuándo vamos a poder tener agua disponible, esto es complicado para plantar y organizarnos con los riegos, tenemos que estar atentas e ir adaptándonos. Otra es el tema de tener el huerto ecológico, el hombre que nos deja la tierra es agricultor y los agricultores de la zona no entienden por qué lo hacemos en ecológico, ¡incluso una vez nos echaron un insecticida para los caracoles cuando no estábamos! Estos días estamos viendo cómo luchar contra la rosquilla, aunque por ahora lo único que usamos es el “dedete”.

¡Danos un consejo!

El consejo que os daría ahora mismo es que pongáis caléndulas en vuestro huerto, se pueden poner en cualquier época del año, ayudan a sanear el suelo, a combatir plagas, son plantas medicinales con muchas posibilidades y además son muy bonitas.

Caléndulas en flor
Caléndulas en flor

Con este pequeño resumen de nuestro viaje por el huerto que continúa me despido. ¡Salud y buenos alimentos a todas las amigxs de Creahuertas!

– ¡¡Muchas gracias Aurora!! –